martes, 9 de noviembre de 2010

¿Y ya pensaste en el nido?

La verdad es que yo no lo había hecho, y no porque no me preocupara la educación de mi hijo sino que a sus 10 meses de vida me parecía que le faltaba aún un largo camino por recorrer. Por eso, cuando estaba en una reunión con un grupo de neuro-mamás recontra “hard core” (de esas que me hacen quedar como un chancay de a veinte) que no solo habían mandado o pensaban mandar a sus hijos al nido ni bien cumplido el año, sino que habían hecho reservas en el nido de su preferencia con más de 6 meses de anticipación e incluso llevaban a sus hijos a clases de estimulación temprana (a varios centros) desde los tres meses de edad. No pude evitar asustarme por mi desidia en el tema educativo. ¡Mi hijo se iba a quedar sin ir al colegio!

En el camino a casa trate de calmarme, miraba a mi bebe y recordaba lo mosca que era: gateó a los 5 meses, decía papá y mamá al padre correcto, prácticamente caminaba solo… Sin embargo no podía quitarme de la cabeza su falta de asistencia a un centro de educación institucionalizado. No habíamos ido a ninguna clase de estimulación de nada. Me asusté aún más cuando le conté a mi esposo esto y con cara de pánico me empezó a enumerar a todos los hijos de sus amigos que no habían ingresado al colegio, ¡no podíamos permitir que nuestro pequeñín se atrase!

Empecé a averiguar por todas partes y descubrí todo un mundo nuevo, un mundo donde oh, horror!! Si no te apuras en reservar la matricula de tu hijo en el nido corres el riesgo que llegado marzo tu hijo no tenga a donde ir. Claro, que no es que no haya nidos y todos estén full (o sea, no hay tantos niños en Lima), es simplemente que ese nido que tu quieres, el nido con el que sueñas, el nido que trazará el futuro no solo educacional sino también social de tu hijo, ese! está lleno. Y hay lista de espera. Y esto genera un círculo vicioso en el que las neuro-mamas angustiadas se apuran en separar la matricula con meses, algunas incluso años de anticipación.

Llamé a los nidos más conocidos, y por supuesto -no encontré cupo. Busqué frenéticamente en todos los nidos que me habían recomendado y no tuve suerte. Finalmente cuando ya había tirado la toalla encontré un nido que aunque nuevo era bilingüe, ofrecía educación interactiva y el método de enseñanza socrático en el que - gracias a Dios - quedaba un cupo. Le rogué a la encargada que me reservara el espacio que iría a pagar al día siguiente. Llegué a mi casa feliz: mi hijo no sería analfabeto. Fui corriendo a abrazarlo mientras él gritaba de emoción y agitaba los brazos para que lo cargara. Fue ahí cuando caí en cuenta que lo más importante que tenia para ofrecerle a mi hijo era tiempo, tiempo conmigo forjando un vínculo emocional sólido (gracias a mi hermana psicóloga por el dato) y que el tiempo se pasa rápido y mi bebé, seria mío solo mío por poco tiempo más.

Al día siguiente llamé al nido a disculparme, mi hijo no asistiría el próximo año… se quedaría en casa aprendiendo con su mamá. Ya tendrá muchos años por delante para estudiar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Si tienes un comentario por favor, déjalo aquí.