lunes, 15 de julio de 2013

Las de la intuición


Leí hace un tiempo unas declaraciones de Gwyneth Paltrow en las que indicaba que en cuanto a la crianza de sus hijos, no deja nada a la intuición y se guía más bien por la razón. Me sorprendí mucho al leer estas declaraciones pues, por el contrario, en la crianza de mis hijos yo me guío mucho por mi intuición.  Siempre lo he hecho así, desde que mi hijo mayor estaba en la panza y no estaba segura si el líquido (muy escaso) que había sentido chorrear entre mis piernas era líquido amniótico (señal que se me había roto la fuente), o un común descenso de embarazada. Me deje guiar por mi intuición, y ¡acerté! a las pocas horas ya era mamá por primera vez.

Es quizá por eso que me sorprende tanto que alguien se guie tan tajantemente por la razón, la cual asocio con la teoría y “el libro”, pues en el corto tiempo que soy madre he aprendido que con los niños no hay recetas, ni fórmulas: lo que funciona con uno, no necesariamente funciona con otro; y lo que te funciona un día, no necesariamente te funciona al día siguiente. Así, es que – en mi caso-  la intuición es mi principal fuente de referencia. ¿Está mal? No lo sé, a mí me funciona y la verdad creo (y espero) que lo estoy haciendo bien.


Sé que cada una tiene su propio estilo de crianza y ser madre es una experiencia distinta para cada persona, en mi caso particular  he aprendido a confiar en mi intuición y me funciona. Y quizá sea como dice mi hermana: “ojo de loca, no se equivoca” y por eso me va tan bien con esto de la intuición materna… quién sabe.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Si tienes un comentario por favor, déjalo aquí.