viernes, 16 de mayo de 2014

La peor noche de mi vida

Anoche puede haber sido una de las más difíciles de mi vida como madre. Incluso peor que la época en la que escribí Mi vida con tres. Para mi mala suerte, coincidió el día de salida de la nana de mi bebé, con un viaje de trabajo de mi esposo. (Debo reconocer, que mi esposo se banca las malas noches conmigo y a veces más que yo). No me preocupé mucho, pues no es la primera vez que me quedó sola durmiendo con los tres.

Pero, anoche todo fue mal, y todo empezó temprano. A las 9:00 p.m. mi hija la segunda se levantó
llorando y gritando por una pesadilla. Los gritos, levantaron a su hermano mayor, que inmediatamente aprovechó el pánico y se metió a dormir a mi cama. Por supuesto, la causante del drama también se metió a mi cama y no se durmió hasta que vio toda la película de Robin Hood.

Como los dos se metieron a mi cama, me fui a dormir al cuarto de ellos. Excatamente a las 11:07  p.m. me levantan los llantos de la bebé. La hago dormir y se duerme. Pero, en cuanto la echo en su cuna se levanta. En ese plan estuvimos hasta la media noche. Hora en la que... ¡¡apareció su hermano!! Ella pensó que empezaba la fiesta y a mi hijo le dio verborrea nocturna. Imposible hacerlos dormir juntos, se retroalimentaban. A estas alturas yo ya estaba histérica y agotada. Prendí la luz del cuarto, metí varios juguetes en la cuna y deje a la bebé ahí. Me lleve al grande a dormir a mi cama (obvio). No se durmió, pues la bebé empezó a llorar como desquiciada y él no quería que su hermanita llore. Yo, a estas alturas sólo quería pegarme un tiro, o ¿pegarselos a ellos?

Admito que sí quería que la bebe llore, quizá se cansaba y finalmente se dormía. No podía hacerlos dormir juntos, era peor. Tampoco podía dejar sólo a alguno, pues ambos lloraban a voz en cuello y no quería que despierten a su hermanita. Finalmente, me arme de valor y me encerré con la bebe en su cuarto para hacerla dormir. Me partió el alma mi hijo, pero ni modo. Él ya es grande para estas cosas. Felizmente, su nana (sí tengo dos nanas y luego de esta noche, las seguiré teniendo) escuchó el alboroto y subió a ayudarme. Se llevó a mi hijo a dormir, evitó que se levantará la del medio y finalmente pude hacer dormir a mi bebé. Eran las 12:45 a.m. La jarana había durado más de una hora.
<div style="background-color:#fff;display:inline-block;font-family:'Helvetica Neue',Arial,sans-serif;color:#a7a7a7;font-size:11px;"><iframe src="//embed.gettyimages.com/embed/482143789?et=1eWeXKvIRcVgswQ42Ix2SQ&sig=XUEaOWQOMFrkqkeGPrUN--fM9SfH8V_zWoKm7voVVHc=" width="398" height="634" scrolling="no" frameborder="0" style="display:inline-block;">
Me metí a dormir nuevamente en el cuarto de mis hijos. Finalmente, estaba soñando delicioso y el mayor me despierta. Que vaya a mi cama a dormir con él y su hermana. Eran las 3:00 a.m, a esa hora yo no discuto con nadie. Obedecí y me metí a dormir con ellos. Me quedé seca, hasta que a las 5:15 a.m. de la nada, mi bebé grita. Fui como el rayo, estaba dormida. Falsa alarma. Volví a dormirme hasta las 6:00 a.m. en que mi hijo me levantó: “Mami, ya es de día. ¿A qué hora llega mi papi?¿Vamos a jugar?”…

¿Alguien sabe dónde puedo presentar mi carta de renuncia?

5 comentarios:

  1. Como todas ya sabemos este es un trabajo hermoso, pero súper agotador sin paga, ni vacaciones, ni cts, etc., y el contrato es fijo y eternoooo.. así que no existen las cartas de renuncias!!!!!
    Algo así ando yo con mis mellizos... es la de nunca acabar!!!!

    ResponderEliminar
  2. Wow fuerza mami! Yo no tengo tres hijos (aún) pero mi única hija también se levanta llorando y hasta a veces quiere que estemos abrazadas y no tiene ganas de volver a dormir mientras a mi se me cae la cara del sueño. Que el amor nos de mas fuerzas :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Gracias por los ánimos! Es un trabajo tan lindo como agotador. Es increíble como nuestra vida cambia por ellos.

    ResponderEliminar
  4. Yo tengo 3 hijas, y me hiciste recordar muchas noches vividas, ja,ja

    ResponderEliminar
  5. Tengo tres hijos ya grandes y a pesar que los tuve super joven ( y con mucha energia se supone) recuerdo andar zombie hasta que la menor se acercaba a los 4 anos y pude ver la luz al final del tunel..... Pasa volando y uno recuerda con nostalgia esos momentos acordandote solo de la parte linda de tener a tus enanos apachurrados contigo ... hace unos meses mi hija mayor ( universitaria ya!!) tuvo una pelea con su enamorado y vino a buscar consuelo a mi cama en la noche ... la recibi y la apachurre feliz !!!

    ResponderEliminar

Si tienes un comentario por favor, déjalo aquí.