jueves, 8 de mayo de 2014

Para ti mamá, en tu día

No, no se equivoquen. Este no es un meloso post más. Este es un post de queja, de reclamo. Una reivindicación a MI día de la madre. Ya estoy cansada. Estoy cansada de los mensajes cursis por el día de la madre, de los comerciales llorones (publicistas del mal), de las notitas empalagosas y de los miles de descuentos en electrodomésticos y en libros de autoayuda que hay en las tiendas. ¿Acaso las mamás de ahora somos unas sensibleras, fanáticas de los electrodomésticos que sólo leemos libros de autoayuda? …  

Ya lo creo que no. Si tú eres de las mías, seguro por el día de la madre prefieres que te regalen una visita a un SPA, o un sobrecito con plata (para gastártelo en lo que quieras), o mejor aún – como mi hermana- por el día de la madre quieres no serlo, y que otros (léase marido) se ocupen de atender a tus hijos. Pero, sobre todo si eres de las mías, seguro lo que más te cuestionas es: ¿qué se celebra exactamente el día de la madre?

¿Piensas, como mi mamá, que ese día es para pasarla con nuestros hijos, en actividades que gusten a toda la familia, siendo más mamás que nunca, honrando nuestros deberes de madre y empollando a nuestras crías? O por el contrario, ¿piensas –cómo mi tía- que es un día para celebrar a nuestras madres, engreírlas y agasajarlas y que nuestros hijos ya vean cómo se las arreglan?

En mi caso, los últimos 33 años de mi vida me la he pasado celebrando a mi madre (muy feliz debo decir) Pero, igual como hija, supeditada a sus órdenes. También, por supuesto celebrando a mis abuelas y a mis tías. Cuando me casé, empecé a acompañar a mi esposo a la celebración de su madre. Con el nacimiento de mi primer hijo, pensé que cambiaría mi rutina un poco, pero eso no sucedió. Seguía celebrando a mi madre, abuela, tías y suegra. Y, más bien, con el nacimiento del nieto la cosa se complicó un poco: ambas abuelas querían tenerlo en sus respectivas celebraciones. Así, los últimos años me la he pasado repartiéndome y el año pasado, para rematar, estuve pariendo (mi bebé nació 5 semanas antes y llegó a las 9:00 a.m. el día de la madre).

Así que este año, ya no quiero celebrar a nadie más. Este año quiero celebrármelo a mí, me toca, me lo he ganado. Quiero hacer lo que más me gusta: comer y dormir.
Y no quiero que nada ni nadie me haga sentir mal al respecto. Ya contraté una nana de reemplazo, mi sueño está asegurado, ya me disculpé con mi suegra, alguien menos a quien visitar, también ya programé una visita adelantada a mi abuela (más tiempo para mí) y a mi otra abuela la veré junto con mi mamá, en un delicioso almuerzo que mi mamá (siempre pensando en la family) ha organizado (la comida rica está asegurada) y por supuesto, mi esposito lindo me está preparando un deliciosísimo desayuno, siguiendo mis instrucciones al pie de la letra.  


Ya tengo todo para celebrar mi día de la madre. Este día será a mi estilo, sin cartitas melodramáticas. Sólo con mucho amor, mucha comida y mucha siesta. Así que, feliz día de la madre a mí. Y, sólo puedo desearles que la pasen tan bien cómo yo lo haré. 

2 comentarios:

  1. Tieneees razon!!! me acabo de dar cuenta que ese dia voy a estar de casa en casa y no podre estar tirada panza arriba en mi cama.... y es mi primer dia de la madre, solo espero que se aporten bien con los regalos.

    ResponderEliminar

Si tienes un comentario por favor, déjalo aquí.