martes, 27 de enero de 2015

Mis propósitos de maternidad 2015*

Desde hace varios años atrás el año nuevo es para mí una oportunidad para redefinir mis metas, (re)organizarme y ponerme las pilas para lograr aquello que no pude en el año anterior. Este año no es diferente, pues igual que los años anteriores tengo mi lista de prioridades y metas por cumplir, sólo que este año por primera vez he incluido en mi lista algunos propósitos de mi rol como madre, algunas cosas que quiero mejorar y otras que quiero cambiar.

Los expertos dicen que para poder lograr nuestras metas con mayor facilidad es necesario visualizarlas y compartirlas, de esta manera tenemos un círculo de apoyo que nos recuerde cuáles son y nos apoye cuando nos descarriamos.  A la vez, que al visualizarlas se vuelven más tangibles, más reales y por ende, más fáciles de lograr.

Así, haciendo caso a los expertos comparto mis propósitos de maternidad para este nuevo año con uds. y los vuelvo tangibles y – de paso - consigo mi círculo de apoyo (si me ven fallando, no sean malos por favor):

1-      Enseñar a mis hijos a obedecer sin gritos: este fue mi punto flaco el último trimestre del año pasado. Sobre todo, cuando veo que los minutos pasan y pasan, y mis hijos no se mueven y llegamos tarde o con las justas a todas partes. O, cuando repito una orden un millón de veces y nadie me hace caso; grito y oh, santo milagro, todos obedecen.

2-      Tener momentos 1 a 1 con cada uno: esta la instauré el año pasado, y me fue muy bien hasta que se me complicó con todas las responsabilidades que tengo. Voy a reinstaurarlo con una meta real considerando que tengo 3 hijos, un perro loco, un marido demandante y una chamba virtual.  1 vez por semana con cada hijo suena realista. Además, debo recordar, que son SUS momentos, así que debo hacer lo que les gusta a ellos.

3-      Menos angustia más disfrute: Ay sí. En lugar de andar todo el día preocupada por su salud y desarrollo emocional, físico, cognitivo, fisiológico y etc. etc. Voy a disfrutar más que están acá y de las alegrías que me dan.

4-      Separar un momento para mí: ¿Qué tiene que ver con la maternidad? Respuesta: Todo. Mientras, más satisfecha y feliz esté conmigo misma, más plena y tranquila estoy disfrutando a mis hijos. Ellos tendrán una mamá sin complejos y feliz que en sus momentos con ellos está 100% presente.

5-      Recordar que tengo hijos buenos y no los necesito perfectos: esta es la más importante y la más difícil. Mis hijos son buenos, están bien y yo los quiero tal y cómo son. Debo evitar que las presiones del colegio, del nido o taller, la sociedad y sus instituciones me hagan dudar de la valía de mis hijos y me impidan ver lo maravillosos que son. Si al resto les parece que están un poco atrasados, un poco desordenados o despeinados, pues, que ellos se preocupen. Yo no.
Acá están mis propósitos, algunos más difíciles que otros. Tengo 365 días para cumplirlos y hacerlos cada vez mejor.  

*Colaboración para la revista digital Mamitips

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Si tienes un comentario por favor, déjalo aquí.