martes, 7 de abril de 2015

La peor suegra del mundo

Quizá esperan que raje de mi suegra y les cuente lo terrible que es, pero no. No es así, mi suegra no tiene nada que ver acá, ni con el título ni el tema central de este post. Además, comparada con la persona a la que se refiere este título mi suegra es un ángel, una santa y realmente, tengo mucho que aprender de ella.  Este título es para mí. Porque debo admitir que en estos 5 años de vida que lleva mi hijo mayor me he dado cuenta que no hay ninguna suegra en el mundo que sea peor de lo que yo voy a ser.  

Sé que todavía es temprano para empezar a angustiarme por estos temas, pero no puedo evitar pensar en eso. Sobre todo, cuando hace poco fui a una fiesta  del salón de mi hijo y me enteré que una niña del salón se muere por él, y… no es la única. ¡¿QUÉ?! Casi me infarto, ¿quién osa mirar a mi bebé? En ese momento recordé un episodio en el matrimonio de un buen amigo mío. Yo estaba muy feliz por él pues, se casaba muy enamorado con una chica excelente. Inmediatamente pensé que me gustaría que mi hijo se case con una chica así (de acá a 30 años, obvio), cuando a los 5 segundos empecé a ponerle mil peros a la chica: pero, tendría que haber estudiado otra carrera, en otra universidad, quizá tener otro estilo de vida, ser un poco más flaca, un poco más alta… ¡asú!  pensé, pobre hijo mío (y pobre pareja) y por supuesto, pobre yo, porque yo también sufro.


Para que me comprendan debo empezar por la verdad objetiva: no existe en el mundo ningún niño más guapo, bello, bueno e inteligente que mi hijo mayor. No hay criatura más tierna, noble y buena que él. Sí claro, tiene sus temitas pero, eso sólo lo vuelve más interesante y entretenido. Cualquier chica del mundo se sentiría afortunada de tener a alguien como él.  Así, las cosas es casi imposible que consiga a alguien que le de la talla. ¿Comprenden ahora a lo qué me enfrento?  ¿Acaso existe alguna mamá que no piense eso de sus hijos?  Y si la hay, por favor que converse conmigo.

Sí ya sé que estoy exagerando y que todavía tengo bastante tiempo para meterme a clases de yoga y meditación zen y enfrentar esta próxima (y lejana) etapa con una mente más abierta y menos aprensiva. Además, para – como dice mi marido - darme cuenta que: “sus enamoradas las consigue él, no yo. Y que lo deje tranquilo, si no me va a odiar” y “¿por qué las mujeres piensan esas tonterías? Pero, no lo puedo evitar. Soy una neuro_mamá, soy su mamá y él es mi hijito lindo, mi regalito de Dios, lo mejor que me pudo pasar. Y sea quien venga, tendrá que comprender eso y comprender también, que yo vengo incluida en el paquete. Así, que ¡agárrense!


3 comentarios:

  1. Me encantó!!!! pensé que era la única, mi hijo tiene 4 :)

    ResponderEliminar
  2. Yo siento lo mismo y mi hijo tiene 5, y si es cura no me opongo jijiji pobre la que sera mi nuera ��

    ResponderEliminar
  3. Espero que hableis de broma, si es cierto que nunca ves a la nuera la mejor para tu hijo pero prometanme que no se meterán con ellas, pobres miedo me dais.
    Yo lo he pasado tan mal con mi suegra que si volviera a nacer les aseguro que no me casaría con su hijo, solo por no tener nada que ver con esta mujer.
    Ahora ya es tarde porque llevo 38 años con su hijo y aún la soporto. Es la peor persona del mundo.
    Solo tengo una hija y espero que su suegra no la trate igual que me trató la mia.
    De todas formas he de decir que me ha parecido muy interesante y a la vez gracioso este post.

    ResponderEliminar

Si tienes un comentario por favor, déjalo aquí.