lunes, 5 de septiembre de 2016

PokémonGo, mis hijos y yo

Pokémon haters, este post es para uds. Pokémon lovers, este post también es para uds. Y gente que no tiene ni idea de lo que es Pokémongo, si sus hijos juegan ese juego y ni quién soy yo, este post también es para uds. 

Si viven en el mundo y tienen acceso a internet, a los periódicos, a la televisión y/o a la radio saben de la existencia de PokémonGo. En mi caso, escucho hasta en mi casa sobre el bendito juego pues mi hijo de (casi) 7 años moría de ganas de jugarlo. Si bien la mayoría de mis amistades son “haters” y a mí tampoco me encantaba mucho la idea, tenía mucha curiosidad por saber/entender de qué se trataba antes de emitir una opinión y permitir (o no) que mis hij@s jueguen.


Así, hace un par de semana atrás bajé la aplicación en el celular de mi esposo (jejeje) y salí con mis hijos de 6, 4 y 3 años a cazar pokemones… y no tienen idea de lo bien que la pasamos. Nos divertimos a rabiar. El juego no es muy intuitivo y por eso escribí esta guía (clic acá) sin embargo, la aventura de tener que caminar por las calles de tu ciudad (literalmente por las calles porque en tu casa no vas a encontrar pokémones) es toda una experiencia. Y es que esto de la realidad aumentada es fascinante. Claro, que la gente se hipnotice y camine por calles y plazas como zombies cazando animalitos que sólo aparecen en sus celulares es – para algunos – sinónimo del debacle de la humanidad. Pero, para otros entusiastas, como mi hijo y sus hermanitas, es el mejor invento que ha podido existir en el planeta.

Lo cierto es que a mí no me parece tan trágico, habemos muchos (me incluyo) que ya andamos idiotizados con los smartphones y sus miles de apps (especialmente whatsup). Así, que si el juego se utiliza con moderación y regulación (sobre todo en el caso de niños pequeños) no le veo nada de malo. Es más, es toda una aventura en la que descubrirán su distrito, su ciudad e interactuarán con otra gente mientras se mueven.


¡Vamos inténtenlo! Y si odian a los veinteañeros que andan pegados al juego por las calles les doy un plus: si van a las poképaradas con sus hijos pequeños jugando full todos estos grandulones se morirán de roche al verlos y saldrán disparados, o se harán los caletas, algunos incluso esconden sus celulares. Por lo que doble risa: atrapando pokémones y arrochando grandulones. 

1 comentario:

  1. me gustaba más cuando veía pokemón de nina, pero eso de andar por ahí con el celular, no tengo tiempo para eso jajaja, y buenos mis peques tienen 3 y 1 de edad, así que ni por sus cabecitas pasa el cazar un pickachú jejej
    buenas vibras y be happy

    ResponderEliminar

Si tienes un comentario por favor, déjalo aquí.